lunes 25 de mayo de 2020 - Edición Nº537

De Puño y Letra | 1 abr 2020

El Rincón de Nana

El Año del Caminante

Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Joan Manuel Serrat


Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Joan Manuel Serrat.

“El tiempo es tirano”. Una afirmación que se repitió millones de veces a lo largo de la historia humana; nunca mejor entendido que en estos momentos. En numerosas ocasiones se me pidió que hiciera una proyección de la energía en el comienzo de cada año pero, me decía ¿para qué hacer algo que se repite muchas veces desde diferentes ópticas? Olvidaba, en ese entonces, que cada voz es única e importante. Tardíamente para algunos -oportunamente para otros- podemos ver este 2020 desde el calendario maya para entender algunas cosas.

El año gregoriano comienza el 1º de enero y es como analizar el nacimiento de una persona cuyo ciclo culmina en 365 días, es decir, el 2020 vibra como Caminante del Cielo auto-existente ¿y esto qué significa? Precisamente que su esencia es la exploración de lo desconocido: este año nos obliga a enfrentarnos a eso. La onda encantada (la misión del año) es, nada más ni nada menos que el Perro, el amor incondicional. Mundo, nuestra misión es practicar el amor incondicional, explorando lo desconocido que nos trae este ciclo. Cuando analizamos la vibración del año tenemos que tener en cuenta cuatro energías (kin) que nos acompañan para ayudar en la misión que tenemos. El kin guía nos nos indica la tendencia del año y guía porque es la energía que más condiciona el aprendizaje.

El 2020 tiene como guía la Luna, su energía está relacionada con el fluir de la vida y el equilibrio emocional…difícil tarea para a humanidad. El kin análogo o aliado nos indica la energía que nos complementa en cualquier situación/relación que se presente. El Enlazador de mundos, en este caso, nos ayuda a trabajar el desapego, y a soltar la necesidad de control. El kin oculto representa una cualidad de gran potencial que a menudo no se desarrolla en el año de no ser que se haya buscado la auto-superación. Es una gran ayuda que a veces sale como una inspiración repentina cuando nuestros recursos no son capaces de resolver una situación, pero si no se reconoce vuelve a dormirse.

Este año este kin es la Estrella, este sello nos lleva a reconocer la belleza que nos rodea. Cuidemos de que esta apreciación por la maravilla de la Madre Tierra no se duerma cuando pase la alarma mundial. Por último, el kin antípoda es el que nos pone un reto, representa la energía que más se opone a este año, obstáculos, miedos, situaciones adversas... También es el mayor maestro para nuestra auto-superación, ya que es la energía más diferente y con más cosas que enseñar. En este caso, tenemos a la Noche, es el don de la Noche soñar la abundancia, de comprender lo ilimitado de la vida, saber desde lo más profundo del alma que aquello que soñarnos puede convertirse en realidad si lo soñamos con el corazón. Es la energía de la introspección y la transformación desde la intuición y no desde la lógica del mercado.

Este año es un desafío para el mundo: nuestra misión es el amor incondicional y se nos dio un reto para superarlo. En cuanto a nuestro país, cuando aunamos esa energía a nuestra vibración (Viento Lunar) resultamos en Águila entonada: el poder de la visión. Esta vibración se equipara con la misión del mundo que es nuestra misión como país también, practicar el amor incondicional y sacar a relucir nuestro espíritu solidario.

La misión del mundo es la nuestra, y como país, desde nuestra onda encantada del dragón debemos volver a los orígenes de la solidaridad para evolucionar como sociedad. Debemos hacer un cambio muy importante y liberarnos del ego que es una de nuestras mayores sombras. Argentina es Viento Lunar, nuestro papel es comunicar, comuniquemos al mundo, a todos, el don de la solidaridad: el origen de todo principio. Toda crisis es una oportunidad: bendiciones para todos.

Nana

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS