viernes 03 de abril de 2020 - Edición Nº485

Política | 5 mar 2020

Fue entregado a la CPM

Vía libre para que el Pozo de Quilmes se convierta en museo

Al completarse la desafectación del inmueble, el ex centro clandestino de detención quedó en manos de la Comisión Provincial por la Memoria, que se encargará de preservarlo y convertirlo en un museo para recordar los horrores de la dictadura.


Por:
Sebastián Lalaurette

Cuando, a principios de 2016, un periodista le preguntó a Martiniano Molina, por entonces intendente de Quilmes, si el municipio iba a promover la transformación del “Pozo de Quilmes” en un museo de la memoria, el chef creyó que le estaban reclamando que arreglara un bache. El incidente es quizá la mejor prueba de que hace falta ese museo: el lugar funcionó como un centro de detenciones ilegales y torturas durante la última dictadura militar, y todos, especialmente los representantes del pueblo, deberían recordarlo. 

La buena noticia es que ese proceso ya tiene vía libre, gracias a que se completó la desafectación del inmueble, ubicado en Allison Bell y Garibaldi, y ahora la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) tiene pleno dominio de ese local por 99 años para proceder a preservarlo y darle la función de museo.

Ya en 2017, y tal como lo establecía la ley de creación del sitio de memoria, se había desafectado la parte de calabozos de la dependencia policial. Ayer, el Ministerio de Seguridad bonaerense la cedió al organismo de derechos humanos el resto del inmueble. 

Del acto participaron el secretario de la CPM Roberto Cipriano García y su directora general, Sandra Raggio; la actual intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, e integrantes del Consejo del sitio de memoria Pozo de Quilmes.

En diciembre de 2016, todos los bloques de la Legislatura bonaerense aprobaron la ley 14.895 de creación del sitio para la memoria y defensa de los derechos humanos ex CCD Pozo de Quilmes; la normativa estipulaba que el inmueble sería transferido por 99 años a la CPM para su conservación.

En febrero de 2017 se conformó el consejo del sitio con representación de la CPM, el colectivo Quilmes, Memoria, Verdad y Justicia, la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y del municipio de Quilmes.

Ese mismo año, se logró la desafectación de la parte del inmueble donde estaban emplazados los calabozos de la dependencia policial, que luego de la dictadura militar siguió funcionando como un lugar de alojamiento de personas detenidas. Desde el momento que la CPM tomó posesión del lugar, comenzaron tareas de conservación y puesta en valor del edificio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS