lunes 06 de abril de 2020 - Edición Nº488

Política | 3 feb 2020

Entrevista a Estela Diaz

“Este es el ministerio de las pibas”

Así lo sienten quienes lo crean al ministerio de las mujeres, y aunque aún no tienen ni edificio, ni presupuesto, sobran ganas para concretar un reclamo de una parte de la sociedad que pide a gritos un cambio.


Los tiempos cambian y los políticos toman nota de los reclamos de quienes los llevaron a sentarse en el lugar que los habilita a tomar decisiones trascendentales para la sociedad. Y así lo hizo el gobernador Axel Kicillof, que cuando debió definir las áreas sobre las que su gestión iba a trabajar, decidió crear el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual .

Un área sin antecedentes en la administración bonaerense, que deberá crearse desde las raíces mismas y empezar a marcar un camino por el que nadie transitó antes. Para comandar este viaje, el mandatario decidió poner al mando a Estela Díaz, una luchadora incansable por los derechos de las mujeres, que hoy tiene la chance de luchar por una igualdad con la que durante la mayor parte de su vida soñó.

Estela, nos recibió en el patio de su vivienda y desde allí, en la tranquilidad de su jardín y compartiendo unos mates, indicó cómo desandará ese sendero que hasta ahora nadie recorrió. 

¿Cómo se crea un ministerio desde cero?

Es un ministerio nuevo. Lo que tenemos heredado de la gestión anterior es poco, casi nada. Porque al Instituto lo habían desjerarquizado (N de la R: se refiere al Instituto Provincial de Género y Diversidad Sexual, que hasta diciembre último dependía de la Secretería de DDHH y estaba a cargo de Agustina Ayllón) y lo único que tenía era una Dirección Provincial y tres direcciones de línea que es lo que nosotras heredamos.

Es muy desafiante porque tenés que pensar todo. No tenés otro organismo para compararlo más que los que tiene la provincia que se ocupan de otras temáticas, pero en algún punto no nos costó tanto, porque lo soñábamos, como dice la canción de los Redondos "yo lo soñé" y como es un sueño colectivo, casi que teníamos en nuestra cabeza cómo iba a hacer. Entonces tiene toda la complejidad de no tener antecedentes de organismos, de no tener estructura administrativa, de no tener presupuesto aún. 

¿Y cuales son las dificultades que supone esta creación?

Tenemos un gobierno con la absoluta decisión política de que esto se cree y que sea efectivamente un ministerio con el rango que supone, entonces la Jefatura de Gabinete, la Secretaría General y el propio ministerio de Justicia, que ahora es Justicia y Derechos Humanos, nos facilitan las cuestiones que se nos empiezan a trabar cuando te cuesta tener firma, recursos, edificio... Lo más complejo es lo edilicio, ya no podemos terminar de conformar el equipo porque no tenemos dónde meternos y tenemos a una parte de la gobernación caminando los lugares tratando de buscar a donde encontramos edificio, que es una preocupación hasta del propio gobernador.

¿Será un área que articulará su funcionamiento con los demás ministerios?

Creamos en el marco de la estructura una Unidad Articuladora de las políticas transversales. Una específicamente es un Consejo de Articulación de la Política Transversal con todo el Poder Ejecutivo, los ministerios y órganos descentralizados. Allí va a haber una mesa donde tiene que haber personas de todos los organismos con capacidad de decisión y vamos a discutir los temas que tienen que ver con aspectos institucionales y organizativos del sector y políticas sustantivas de cada uno de los temas y las áreas.La idea de la transversalización de la perspectiva de género tiene que ver justamente con eso. Incluso decimos que las indicaciones y acciones de este organismos son recomendar resoluciones a los ministros, decretos al gobernador y construir un conjunto de propuestas que dialoguen en estas relaciones interministeriales.

¿Y con el resto de los poderes del Estado?

También vamos a hacer la Mesa de Articulación Interpoderes, que es la que tiene tiene la articulación entre el Poder Judicial, el Legislativo y el Ejecutivo. Porque también allí hay acuerdos por construir y tenemos por ley una obligación, que es la implementación de la Ley Micaela, que es la formación en todos los estamentos del Estado en perspectiva de Género y hemos invitado a formar parte de nuestro gabinete a Yuyo García, que es el papá de Micaela.

¿Cuáles son los objetivos a corto y largo plazo?

Estamos organizados en 3 grandes ejes. Uno es el de las políticas transversales, porque la transversalización de la perspectiva de género es uno de nuestros objetivos. El otro es el tema de las violencias y en esa cuestión tenemos una subsecretaría que va a cambiar diametralmente el enfoque de cómo se venía abordando el tema de la violencia. Vamos a trabajar sobre todas las violencias, la doméstica, la laboral, la mediática, la institucional, todos los tipos y modalidades que fija la legislación nacional de violencia. Vamos a readecuar la legislación provincial, porque solo tenemos ley de violencia familiar y hay un planteo que tiene que ver con proponer la integralidad de la política y la interseccionalidad, porque tenemos que articular con todos los organismos y muchos van a estar con incumbencia y con el territorio también tenemos que fortalecer las mesas locales de intervención. El último eje tiene que ver con la promoción de derechos y protección y con esta mirada de las mujeres como ciudadanas plenas de derechos y que una sociedad patriarcal históricamente ha discriminado. Entonces allí habrá programas especiales que tienen que ver con temas de trabajo, de cuidado, de población de encierro, de población migrante, pueblos originarios, personas con discapacidad, mujeres y población LGBT. Tenemos la primer funcionaria trans de la provincia de Buenos Aires, Daniela Castro, que va a estar a cargo del cumplimiento del cupo laboral trans, acceso al trabajo, la salud y la educación, porque sabemos que es una población con un promedio de vida que no llega a los 40 años y estamos hablando de vulneraciones de todo tipo y más cuando hablamos de población de encierro que tienen un elevado número de su población en esa situación. Estas temáticas van a a ser las que tienen que ver con políticas de género y diversidad sexual, que van a tener a Lucía Portos como subsecretaria a cargo y después algunas cosas transversales como la formación y la comunicación.

En nuestro ministerio todas interactuamos con todas, conocemos lo que las otras están haciendo y vamos a generar planes, programas, proyectos, presupuesto, y pensar los planteles.Hemos traído al equipo a personas con mucha experiencia en gestión pública, con años y amor por el empleo, el trabajo público y el estado, así que estamos confiadas de que aún con desafíos grandes vamos a estar a la altura de lo que hay que hacer.

¿Cómo van a abordar el problema creciente de la violencia de género?

Uno de los problemas centrales de las víctimas de violencia de género es que no tienen patrocinio y que el sistema público no llega a defenderlas. Hay muchísima denuncia porque hay mucha violencia de género y vamos a articular mucho trabajo con el poder judicial. Se han hecho Fiscalías especializadas en Género que no siempre tienen profesionales con una mirada y una perspectiva para el abordaje de esta problemática y de hecho, también deben ellos implementar la Ley Micaela. En el 911 más de la mitad de las llamadas son para denuncias de violencia de género, osea que hay. 

Cuando declaramos la emergencia y el gobernador se refirió a la Provincia como Tierra Arrasada, esta tierra arrasada en el Estado, es de graves problemáticas sociales como la laboral y eso ha provocado el crecimiento de una violencia social que recrudece la violencia de género. Todo eso lleva a que las relaciones interpersonales en la familia se agudicen las formas más violentas de resolución de los conflictos, ese es el saldo social que nos deja el macrismo. Sobre la base de una historia de relaciones entre los vínculos patriarcales y machistas, que se ponen peor. Porque cuanta más frustración personal individual hay, si el modo de resolución del conflicto es la violencia, voy a ejercer esa violencia, que lo que vemos en la sociedad como punta del Iceberg es el femicidio, pero hay situaciones cotidianas que son de infierno que no llegan al femicidio.

¿Es un problema para atacar desde muchas aristas?

Son problemáticas que nosotras tenemos que abordar y lo que queremos cuando decimos que hay que cambiar diametralmente el enfoque, es porque tenemos que trabajar en la prevención, porque sino hablamos después que llegó la violencia. Desde ya que hay que atenderla cuando está, pero tenemos que llegar antes y ahí la Educación Sexual Integral tiene un papel fundamental y su política estaba desmantelada. Por eso tenemos  que volver a una política activa, porque no solamente se trabajan los temas de sexualidad, sino los de no construcción de estereotipos, las relaciones interpersonales, la resolución de conflictos sin violencia, la no discriminación y eso desde la primera infancia. Ahí debe haber una voluntad muy fuerte tanto de Nación como de provincia para su implementación.

¿Es un problema de deconstrucción? ¿Hay que deconstruir la sociedad?

Nuestro gobernador dijo que se está deconstruyendo y que hay que deconstruir el Estado, las instituciones.Para los chicos es absolutamente natural, para los grandes es el problema. Y es muy bueno que los dibujitos animados empiecen a cambiar, porque han sido históricamente reproductores de estereotipos de género. Tenemos los grandes héroes y las princesas y por eso están los cuentos las antiprincesas. Necesitamos que lo educativo y lo mediático revisen estereotipos, porque todavía hoy los medios de comunicación son muy reproductores de estereotipos de género. Entonces hay mensajes muy esquizofrénicos que recibimos como sociedad, porque por un lado hay algunos sectores de la sociedad que cambiaron esto, pero otros que en esta sociedad no lo han cambiado y al contrario, reproducen formas violentas y cosificación de las mujeres, porque hay un mercado que sigue alentando la cosificación del cuerpo de las mujeres. Entonces la verdad es que lo que hay que impulsar en estos temas es un fuerte cambio cultural, que ya está en marcha en una sociedad en transición.

¿Este ministerio es el producto de un cambio que la sociedad pide?

Es una gran demanda social. Nace en las calles, en los reclamos legislativos nacionales e internacionales, pero nace de la voluntad política de un gobierno popular que de la demanda social dice es una obligación para el Estado como dijo el gobernador. Y a mi me gusta mucho la frase de una de las jovencitas que tenemos en el equipo que dice ´éste ministerio es el sueño de las pibas´. 

Yo cuando era joven y empezaba a acercarme a los temas de género, no se me ocurría que lo que necesitábamos era un ministerio, hoy las pibas nacen feministas y dicen ´queremos estas políticas´ y todo eso es este ministerio, lo que nos coloca mucha presión para hacer las cosas muy bien. Pero tenemos un gran apoyo social, porque se ha construido mucho conocimiento. Tenemos mujeres, lesbianas, travestis, trans de todas las edades con unos trayectos formativos y una experiencia social gigantescas. Tenemos un equipo muy militante y muy formado, con mucho compromiso solidario. Entonces eso, para la política pública es una fuerza inmensa.

¿Cual es su posición frente al cupo del 50% en la formación de las listas?

Defendemos el cupo del 50%, porque en los cupos ocupados por capacidad subyace una idea meritocrática que en esta sociedad nunca se cumplió, porque las mujeres tenemos enormes capacidades, tenemos mayor terminalidad educativa, pero cobramos en promedio un 30% menos que los varones, porque hay una sociedad patriarcal que genera un sistema en el acceso al trabajo que discrimina las mujeres. Y en la política, hasta que no hubo acciones afirmativas, nosotras no estábamos en los legislativos, no estábamos en el poder Ejecutivo, por eso las medidas de acción afirmativa son imprescindibles en sociedades de origen desigual, entonces hay que tomar medidas que construyan igualdad. Porque si vos tratás a quienes parten de pisos desiguales del mismo modo, nunca llegas a la igualdad real y sustantiva.

Con la ley de escenarios por ejemplo, debe haber la misma cantidad de mujeres en los escenario. Hoy en un mismo escenario le pagan menos a una mujer que a un varón músico. Eso sigue pasando en esta sociedad. Y si vos no lo abordás con políticas concretas, si vos no generás políticas activas para la igualdad, nunca va a haber igualdad de género.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS