miércoles 13 de noviembre de 2019 - Edición Nº343

Información General | 6 nov 2019

Caja de Médicos

“Luchemos por una Caja Justa quiere controlar la institución por cualquier medio”

Lo afirmó el Héctor Sainz, presidente de la Caja de Previsión y Seguro médico de la provincia de Buenos Aires.


“Hay cosas que dice la gente de Luchemos por una Caja Justa que no son exactas”.

Así comenzó Héctor Osvaldo Sainz su entrevista con LA CAPITAL, cuando fue consultado por los reclamos que desde hace un año vienen realizando los médicos nucleados en el  grupo “Luchemos por una Caja justa”.

Sainz fue más allá aún y disparó “todo lo que haga esta gestión va a ser criticado porque la finalidad de ellos es llegar al control de la institución utilizando cualquier medio, inclusive informaciones falsas”.

El titular de la entidad que agrupa a 70 mil afiliados entre pasivos y activos no se muestra feliz por la forma en la que se realizan los reclamos. “Dicen que se consiguieron aumentos gracias a Luchemos por la Caja y ellos mismos dicen que son una organización que empezó el año pasado y la Caja tiene 57 años. Los 55 años anteriores en los que la Caja dio aumentos, mantuvo a los jubilados, tiene 70 mil afiliados (13 mil beneficiarios y 58 mil activos), le ha venido pagando la jubilación desde hace 57 años y ¿cuándo ellos no existían que sucedía?” se pregunta Sainz

También aclara que con los aportes a los que se suma el 5% de la facturación a privados y obras sociales se logra un capital que incrementa su jubilación futura, que está invertido para que tenga rentabilidad y que lo que puso no se lo lleve a Valor Histórico, sino a Valor Actualizado, ya parte de la renta financiera también se vuelca a mejorar las jubilaciones actuales.

En cuanto al destino del dinero recaudado, uno de los puntos en los que los médicos de LP1CJ exigen “claridad” el presidente remarcó que el portfolio de inversiones de la caja incluye inversiones inmobiliarias, títulos de la renta pública, plazos fijos y todo tipo de inversiones que den rentabilidad.

“Esa rentabilidad se vuelca en dos lugares: primero a incrementar el propio capital, porque es deuda futura, es la plata de los que van a cobrar más adelante; y la que están poniendo a través de su 5%, parte de esa renta paga las jubilaciones actuales, aumenta el valor de las jubilaciones básicas, parte de lo que ingresa en el año y parte de las rentas”.

Sainz explicó que entre ingresos y egresos este año va a haber una diferencia de 2 mil millones de pesos, y la mitad de esa suma sale de las inversiones que realiza la Caja que “son siempre de riesgo muy acotado, tratando de obtener la mayor rentabilidad posible, pero teniendo la mayor cantidad  de garantías de que estamos invirtiendo en activos de muy bajo riesgo” luego de evaluar lo que sugiere la firma Puente Hermanos.

“Somos 4 a 1 entre aportantes y beneficiarios y pagamos casi 6 a 1, con lo cual esa diferencia se paga una parte con las rentas y la otra con lo que aporta cada uno con su 5% por el otro” explica y agrega “el ingreso fijo es insuficiente para pagar las prestaciones. Por eso con el 5% de la facturación de privados y obras sociales, una parte va a los beneficiarios y otra se invierte para tener rentabilidad, y parte de esa rentabilidad también va a los beneficiarios”.

“El de la Caja es un sistema representativo. Como tiene 70 mil afiliados no puede hacer una asamblea con todos, así que hace una asamblea de representantes, igual que las Cámaras Legislativas, entonces quienes deciden todo son los asambleístas que son los representantes  de los distritos y nadie puede decir que no los representa” explicó.

En ese sentido salió a refutar dos hechos que según dice, afirman desde LP1CJ al indicar que “Luchemos dijo que no se los dejó entrar. La asamblea es una asamblea de representantes y la gente entra presentando su documento de identidad y su matrícula de médico. Primero ingresan los representantes que son los que van a votar porque tienen derecho a voz y a voto, por la ley y porque para eso fueron elegidos. Y después ingresan los que no tienen derecho ni a voz ni a voto, porque no lo tienen. Pero se los dejó entrar y se los dejó hablar, aunque no está previsto en el estatuto”.

El segundo hecho “y lo más grave” según calificó Sainz es que #dicen que se votó a mano alzada y a libro cerrado”. El directivo remarcó que a mano alzada no se votó el balance, porque el balance está certificado por la Dirección de Entidades profesionales de la provincia, que estuvo presente y que labró un acta. Y sobre el balance sentenció que “se votó nominalmente el balance. Pero cómo no conocen cómo es el proceso de aprobación de un balance, dicen estas cosas. El balance se manda 1 mes antes al domicilio de cada asambleísta para que lo pueda evaluar. Después se hacen reuniones en cada uno de los 10 distritos que tiene la Caja y no obstante eso, dos semanas antes se hace una reunión en La Plata de todos los distritos, porque era el primer balance que se hacía corregido por inflación después de muchos años”,

De esta forma aclaró que todo el mundo había ya estudiado el balance, lo había visto y lo había tratado en sus distritos en una o dos reuniones, y lo  había tratado acá en La Plata, por lo que las dudas ya estaban despejadas por los directores de distrito y por el personal técnico de la Caja, antes de mocionar que se aprobara.

“Si con el balance aprobado aún tienen dudas, podrán quejarse ante la justicia. Pero hay que conocer cuál es el proceso. Lo vieron -los asambleístas- durante un mes el balance. Mientras no esté aprobado es solo una rendición de cuentas del directorio a la asamblea que es el órgano máximo” finalizó Sainz

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS