martes 20 de agosto de 2019 - Edición Nº258

De Puño y Letra | 2 ago 2019

El rincón de Nana

El año del Chamán

La misión del mundo: la percepción de lo sagrado en la vida cotidiana.


Por:
Nana

La fascinación que ejerce el sagrado Tzolkin -más conocido como calendario maya- se debe, quizá, a que nos aporta algo que en pleno siglo XXI escasea: una genuina conexión. El 26 de julio comenzamos el año del Chamán, una vibración que atraviesa a nuestro mundo hasta el próximo 25 de julio del 2020 pero…¿qué es lo que significa?
La vibración del año nos lleva a transformar nuestro mundo mediante la magia, nada más ni nada menos que venerar el aquí y ahora de nuestro. Es hora de cambiar viejos patrones y concentrarnos en los detalles del diario vivir, de dar lo mejor de nosotros mismos en cada inspiración. Hacer magia no es materializar los efectos especiales del cine sino ser conscientes del milagro que nos rodea, ser parte de él y producirlo. Todos somos chamanes que pueden practicar alquimia transformando nuestras sombras y con ello cambiar el mundo.
¿Cuándo fue la última vez que vivimos el mundo con alma de niños? Respirar y percibir la frescura del aire en cada inspiración, apreciar el amor que nos rodea e irradiar la alegría que produce la naturaleza. Nos desconectamos de la magia cuando vemos el mundo desde la carencia: no enfocamos en lo que tenemos sino en lo que se supone que deberíamos tener. Muchas veces confundimos consumismo con necesidad, de hecho, el consumo sin sentido nos desconecta aún más.
Despertemos cada día agradeciendo el hecho de estar vivos, de poder alimentarnos y ayudar a otros. Vibramos con el año cuando somos parte de la solución y no del problema. No se trata de cambiar al mundo en soledad sino de transformar paulatinamente nuestro entorno ya que muchos pequeños cambios son capaces de transformar al mundo… eso es alquimia, eso es magia.
Tengamos la intención de dedicar, aunque sea un momento  durante el día, a apreciar y apreciarnos ya que el amor se irradia desde el corazón ¿cómo apreciar lo que nos rodea si primero no comenzamos por nosotros? El mundo no es perfecto, es humano y, si bien hay mucho por hacer, nos han hecho creer que es imposible realizarlo pero ¿cómo pretendemos transformarlo si no comenzamos con nosotros?
Los mayas decían “yo soy otro tú”, el mundo es el reflejo de nosotros, no es un ente “allí afuera” que no tiene que ver con lo mío pues soy parte de él. El mundo me alimenta y me da cobijo, es hora de que entendamos que la responsabilidad es de todos.
El Chamán nos invita a hacernos cargo de lo que a cada uno nos toca; hacernos responsables por nosotros mismos y, por ende, por los demás. Todos son versiones diferentes de mí. Los pueblos originarios comprenden esta conexión desde el espíritu de comunidad: ninguno de nosotros vive sin la comunidad. Es hora de que practiquemos la magia en nuestra vida para poder ser dignos hijos de la Tierra.
¿Qué puedo hacer desde mi lugar? Sólo con ser la mejor versión de mi ser conectado, estoy ayudando. Hagamos magia: seamos creadores, amemos, seamos conscientes de la divinidad en nosotros y comencemos a volar.

Soy otro tú.

Nana

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS