martes 12 de noviembre de 2019 - Edición Nº342

De Puño y Letra | 29 may 2019

Onda encantada de la luna

La magia se activa cuando vivimos y damos la mejor versión que podemos: para eso es necesario que trascendamos nuestras emociones.


Por:
Tiempo de sanar

Desde el 22 de mayo muchas personas se acercaban a mí sintiéndose “raras”, hablando sobre el ambiente, la alteración que percibían en las personas que las rodeaban. Desde la óptica maya, esto no es algo que sorprenda ya que ese día comenzaba en el mundo la Onda encantada de la Luna ¿y esto qué significa? Indaguemos juntos.

Una onda encantada es un lapso de 13 días que indica la misión que tenemos como seres humanos, en este caso, la Luna es un sello que apunta a la purificación emocional. Por este motivo, es tiempo de limpieza, de soltar y comenzar a fluir. El propósito de estos 13 días es conectar con la atención plena, expresándonos para no acumular ira o dolor. Algunas situaciones en la vida están fuera de nuestro control sin embargo, el dolor es inevitable pero el sufrimiento -el aferrar ese dolor sin soltarlo- es opcional.

A esto debemos añadir que el año maya que estamos atravesando también es Luna Cósmica Roja, es decir, el propósito de esa luna, específicamente, es evolucionar porque su onda encantada es la onda encantada de la Tierra ¿cómo no percibir los estados alterados? Debemos purificarnos a través del sentir. El femenino interior de cada uno de nosotros emerge con fuerza para sanarse. Es recomendable permitir un mayor flujo de las emociones que depuran y nos aclaran el panorama.

Para superar estos días de pruebas es necesario que vivamos plenamente el momento presente haciéndonos cargo de la parte que nos toca y nada más. Reconocer la emociones que nos atraviesan, no “aguantar” la ira o la tristeza sino asumirlas y dejarlas ir: accionar y no reaccionar ante la manifestación de emociones negativas a nuestro alrededor.

El desafío es doble ya que es vital que podamos vivir esos instantes sin perder la calma y el equilibrio: nuestra misión del año es evolucionar por medio de las emociones ¿acaso no es la manera más óptima siendo la mejor versión de la que seamos capaces, a pesar de las tormentas pasajeras?

Es un tiempo de altibajos emocionales: sólo nosotros hacemos posible el hundirnos en el abismo de la desesperación, es decir, ser parte del problema, o utilizar este espacio para tomar impulso, trascender y volar.

Un abrazo para todos.

Nana

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS