domingo 21 de julio de 2019 - Edición Nº228

Política | 7 may 2019

El destino de Sergio Torres en la Suprema Corte bonaerense, en las manos de Julio Conte Grand

El Procurador General de la Provincia, será el encargado de decidir la suerte del miembro que Vidal eligió para ocupar un lugar en el Máximo Tribunal. El antecedente de Conte Grand podría jugar a favor de Torres.


Por:
Judiciales

El juez federal Sergio Torres, designado por María Eugenia Vidal y avalado por el Senado para desembarcar en la Suprema Corte de Justicia bonaerense, no tendría el apoyo de sus pares en el organismo de la avenida 13.

Desde hace 25 días, el Poder Judicial está en condiciones de tomarle juramento al magistrado, pero su procedencia genera rispideces dentro del organismo de justicia, ya que puertas adentro consideran que hay otros en su misma condición que si cumplen con el requisito de residencia mínima en la provincia.

Por este motivo, uno de los ministros de la Suprema Corte, el Dr. Eduardo De Lázzari, abrió un expediente administrativo donde dejó asentada su posición al respecto y hasta que no haya una resolución sobre este punto, no se le tomará juramento al seleccionado por Vidal.

Cabe recordar que la designación de Torres tuvo la oposición del ex magistrado platense Luis Arias, quien lo denunció penalmente por haber falseado información relativa al cumplimiento del artículo 181 de la Constitución Provincial, lo cual podría determinar la anulación de su designación como ministro de la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

El artículo citado establece que “para ingresar al Poder Judicial deben justificarse dos años de residencia inmediata en la Provincia" y según el ex juez y candidato a intendente por la capital provincial para ello Torres habría acreditado “residencia habitual desde hace más de dos años en forma inmediata en el domicilio sito en la calle coronel Morales 1470, partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires" y “en esa fecha el edificio donde Torres dice que fijó domicilio estaba en construcción” según Arias.

Por estos motivos, la reticencia de sus pares y la residencia en territorio bonaerense, la justicia estipuló que sea el Procurador General de la Provincia quien determine la suerte del magistrado, aunque el dato curioso de este pedido es que el Conte Grand sufrió la misma oposición, pero logró un fallo de primera instancia en el que se aduce que el artículo 181, no aplica para las cabezas del Poder Judicial.

Esto puede allanar el camino de Torres, ya que quien debe decidir su futuro, puede argumentar que el fallo que lo confirmó como Procurador, puede servir de antecedente para confirmar a su coterráneo en un puesto en la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS