En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
viernes 26 de abril de 2019 - Edición Nº2525
Turismo

La importancia de haber sido y el dolor de ya no ser

29 mar - La isla que Guillermo Brown liberó dos veces y que fue motivo de conflicto con Brasil y Uruguay, lucha para no caer en el olvido de los bonaerenses. Un pedazo importante de la historia de nuestro país reposa sobre su suelo y podría quedar relegado si su futuro no cambia

Playa de la Isla (Foto Facebook)
Playa de la Isla (Foto Facebook)
Faro de la Isla (Foto Facebook)
Faro de la Isla (Foto Facebook)
Restos del presidio de la Isla (Foto Facebook)
Restos del presidio de la Isla (Foto Facebook)
Selva en la Isla (Foto Facebook)
Selva en la Isla (Foto Facebook)
Mapa de la Isla (Imagen Facebook)
Mapa de la Isla (Imagen Facebook)

Por Hernán Marty

En diciembre de 2011, la intendencia del municipio de Punta Indio se definió por apenas 41 votos a favor del Hernán Izurieta (FPV), quien desplazó al segundo lugar al intendente que ocupaba el cargo desde hacía 8 años, Héctor Esquiza (UDESO).

Este dato anecdótico, muestra cómo en elecciones reñidas debe cuidarse hasta el último voto, porque una diferencia exigua como aquella, puede inclinar el resultado de una contienda.

Al partido de La Plata, que tiene 18 delegaciones por fuera del casco urbano de la ciudad, pertenece además un territorio anexado a la provincia de Buenos Aires en 1955 por ley, que se encuentra en aguas de uso común entre Argentina y Uruguay, pero rodeada del sector del Río de la Plata cuyo lecho y subsuelo fue adjudicado a los orientales por un tratado firmado en 1973, la Isla Martín García.

Quizás teniendo en cuenta el dato de la contienda electoral de 2011 o quizás por su propio interés en el lugar, fue que el intendente Julio Garro visitó la Isla en 2017, siendo el primero en hacerlo desde la vuelta de la democracia. Un mes después de su llegada, informó a través de su cuenta de Twitter, que el lugar tendría nuevas luminarias, adjuntando una foto en la que se podían ver siete farolas fuera de sus cajas, aunque sin colocar.

Lo cierto, es que el territorio más lejano de la capital provincial, podría quedarse en breve sin comunicación fluvial con la provincia, ya que la empresa que realiza los traslados desde Tigre hasta el puerto, se encuentra en convocatoria de acreedores y su quiebra podría ser pedida en breve por la AFIP.

Este exclave, que tiene algo más de 120 habitantes y en la que sus fuentes laborales pertenecen casi en su totalidad a la provincia, podría quedar incomunicada si la empresa de catamaranes Cacciola que realiza los traslados de la ente el atolón y el continente finalmente cierra sus puertas, algo que sería inaceptable debido al valor histórico, turístico y ecológico del lugar.

En abril de 1998, bajo la gobernación de Eduardo Duhalde, se sancionó la Ley 12103, con la que la isla fue declarada Reserva Natural de Uso Múltiple en el marco de la Ley 10.907, de Reservas y Parques Naturales, cuyo articulado indica que “Serán declaradas reservas naturales aquellas áreas de la superficie y/o del subsuelo terrestre y/o cuerpos de agua existentes en la Provincia que, por razones de interés general, especialmente de orden científico, económico, estético o educativo deban sustraerse de la libre intervención humana a fin de asegurar la existencia a perpetuidad de uno o más elementos naturales o la naturaleza en su conjunto, por lo cual se declara de interés público su protección y conservación”.

Para ello y en virtud del interés público, el Poder Ejecutivo tiene que velar por la integridad, defensa y mantenimiento de los ambientes naturales y sus recursos. Además debe disponer medidas de protección, conservación, administración y uso de dichos ambientes y sus partes.

Debido a la legislación vigente, la provincia tiene que velar por la conservación de un lugar cuyo valor natural, histórico y educativo es de vital importancia.

El despensero García

La isla no le debe su nombre a ningún prócer independentista, tampoco a nadie que desde sus tierras haya aflorado y destacado en el entramado político o social de la provincia o el país. No. La isla fue bautizada así por la muerte de un despensero de la expedición de Juan Díaz de Solís (el encargado de la despensa de la flota) quien falleció cuando esta llegaba a aguas del Río de la plata, por lo que el primer desembarco europeo en tierras Argentinas, fue para darle cristiana sepultura a quien con su muerte, le daría nombre a ese pedazo de tierra entre las dos orillas del continente.

500 años, 1000 historias

Tras aquel suceso de 1516 muchas fueron las cosas que pasaron y hasta Portugal y España se llegaron a disputar el lugar por su estratégica ubicación. El almirante Guillermo Brown la defendió de los realistas españoles.

Fue el lugar en el que los inmigrantes quedaban en cuarentena antes de poder desembarcar en nuestro país, también se utilizó como campo de concentración de indígenas, que fueron confinados allí luego de que se les usurparan las tierras. Incluso, Sarmiento la vislumbró como la futura capital de Argirópolis, un delirio que pretendía la unión de nuestro país, Uruguay y el Paraguay.

Una cárcel de presos célebres

Su presidio alojó a 3 presidentes (Hipólito Yrigoyen, Marcelo Torcuato de Alvear y Arturo Frondizi) y por el clamor popular para recobrar a Juan Domingo Perón (que dirigiría los destinos del país al año siguiente de su liberación), que permaneció encerrado solo 3 días, el 17 de octubre se conoce entre los peronistas como el día de la Lealtad.

Desde allí salieron, producto del trabajo de los internos, los adoquines que sirvieron para “tapizar” las primeras calles de la ciudad de Buenos Aires.

Tan difícil era pensar en la idea de un escape, debido a que las condiciones de las aguas del río que rodea la isla, que incluso algunos reos aprendieron a manejar los cañones de isla para actuar en defensa de los intereses del país en el caso de algún tipo de desembarco enemigo con intenciones colonialistas.

Pero son muchas las historias que se perderían si la isla queda incomunicada, como la del cementerio de las cruces torcidas. La necrópolis local posiblemente sea única en el mundo, ya que allí las cruces se encuentran volcadas hacia la derecha, algo que no tiene explicación alguna y que permanece como un misterio.

4 gatos por persona

Otro dato pintoresco es que tiene más gatos domésticos “asilvestrados” (es decir que aprendieron a vivir en estado silvestre) que habitantes permanentes. Por ese motivo se creó el PROAGA, que es el “Programa de adopción gatos Martín García” cuya consigna es “¡Adoptá un gato de la isla Martín García y contribuí a la conservación de la biodiversidad de la isla!”.

Esto se realizó porque los felinos ante la cantidad de comida que tenían a su disposición, se reprodujeron sin control cuadruplicando la población humana, por lo que la provincia en una labor conjunta con la Dirección de Zoonosis del municipio platense, atraparon, castraron y dieron en adopción fuera de la isla, a una importante cantidad de gatos.

Única frontera seca con Uruguay

En la década de 1980, el arrastre aluvional de sedimentos unió las islas Martín García y Timoteo Domínguez (atolón uruguayo), por lo que la labor de identificar por donde debería correr la frontera internacional le fue encomendada a la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), que el 19 de junio de 1988 demarcó el límite entre las islas Martín García y Timoteo Domínguez constituyendo la única frontera terrestre entre ambos países.

Con más de medio milenio juntando historias, las calles de este pequeño pedazo de roca que flota sobre el Río de la Plata son como páginas de un libro que pocos leyeron, y no poder recorrerlas, significaría negar a quien quiera aprender, el acceso a una parte del pasado que nos hizo quienes somos hoy.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias