En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
martes 19 de marzo de 2019 - Edición Nº2487
El rincón de Nana

Seguir una estrella

2 ene - La vibración del año 2019 entendida desde la concepción maya.

Si bien el año nuevo maya es el 26 de julio, cada 1º de enero surge en determinada vibración y esos doce meses del calendario gregoriano están impregnados de ella. El 2019 comenzó bajo la influencia de la estrella eléctrica, es decir, el poder de la armonía y la solidaridad ¿que debemos tener en cuenta para poder aprovecharla?

Nuestro país es especial, está plagado de tensiones internas porque debemos considerar tres fechas en su origen: 25/5/1810, 09/07/1816 y 01/05/1853, inclusive muchas personas confunden las dos primeras con la independencia argentina. La primera de estas fechas fue la declaración de intenciones (la revolución de mayo), la segunda la declaración de independencia y la tercera la firma de la Constitución Nacional.

Teniendo en cuenta este detalle, tres vibraciones influyen fuertemente en nuestro proceso como país: Espejo solar, Viento lunar y Mano eléctrica respectivamente ¿y esto qué significa? Básicamente que el país debe verse a sí mismo (Espejo, reflejar la realidad) a través de la comunicación (Viento) y sólo así sanar e integrar sus partes (Mano). Cuando se tienen tres vibraciones tan fuertes se posee mucho potencial pero, a su vez, se crean tensiones internas que, a menos que se resuelvan, no se avanza y se repite un ciclo eterno sin aprender de él.

Si integramos todas estas estas vibraciones con la que comenzó el 1º de enero, con este año nuestro país vibra como águila auto-existente ¿cuál es el desafío que nos presenta esto? Se nos da la oportunidad de observar y aprender, el águila es la visión de todos los detalles que componen nuestra vida; nuestra misión es explorar opciones desconocidas y lograr esa elusiva armonía que se nos escapa como pueblo.

El águila nos otorga, a su vez, la capacidad de ver detrás del engaño y actuar en consecuencia. Es un año de grandes decisiones y se requiere de un gran análisis para salir adelante. No es un año fácil, pero como en toda encrucijada, podemos aprender finalmente para romper el círculo vicioso en el que nos encontramos e ir hacia lo que queremos como comunidad.

El 2019 nos desafía a encontrar la belleza en todas las situaciones: no hablamos de parámetros estéticos sino de la belleza que conmueve el alma, la belleza profunda dentro de cualquier situación. Belleza y elegancia son palabras que fueron tan empleadas en lo superficial que perdieron su sentido original, el de la armonía del ser. La solidaridad y la empatía son las herramientas que nos van a permitir cumplir con la misión del año: explorar lo desconocido y abrazar las nuevas situaciones que se nos pongan en el camino.

La vida es un ciclo continuo por lo que tenemos la oportunidad de renacer, como el fénix, de nuestras propias cenizas: esas cenizas enriquecen al ser que surge. Como alguna vez escuché por allí en numerosas versiones, nadie dijo que sería fácil sino que valdría la pena, lo importante sigue siendo el camino recorrido. La estrella nos da una mano para que admiremos ese camino.

Cuando comenzamos a comprendernos profundamente somos capaces de tomar las mejores decisiones. Somos seres humanos que no controlamos aquello que nos acontece en la vida pero sí decidimos cómo vamos a actuar en esas circunstancias: podemos ser la enfermedad del planeta pero también sanarlo, podemos auto-destruirnos o elevarnos, es nuestra elección. Recordemos de una buena vez que todos nacimos de una estrella y es por ello que deseo para todos un ciclo feliz en el que podamos brillar.

Nana

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias