En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
jueves 13 de diciembre de 2018 - Edición Nº2391
Región capital

¿Por qué son tan caros los servicios de los escribanos?

18 nov - El monto que figura en cualquier factura de un notario bonaerense no va completo hacia las arcas de quien la emite. De hecho, más de las tres cuartas partes de esa cifra atraviesan electrónicamente las cuentas de los escribanos y terminan en la de los municipios, la Provincia o la Nación. Pero además debe tributar por la suma completa y no por el valor de su labor.

Javier Salvucci, presidente del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, indicó en ocasión de una entrevista con este medio que “La sobrecarga impositiva afecta la operación y pone al escribano contra el usuario a la hora del tributo, a veces comprometiendo la operación misma”.

Pero cuáles son los motivos que abultan la factura del notario a la hora de cobrar por sus servicios a un cliente en el acto de escriturar un inmueble, que puede repetirse pocas veces en la vida. Las razones exceden la voluntad de los escribanos, a los que Salvucci definió como “profesionales independientes afectados a una función pública”. Y es que el Estado utiliza al profesional como agente de retención impositiva y lo obliga a incorporar esas retenciones en una factura a los clientes, teniendo además que tributar por el monto total de la misma.

“En la conciencia del argentino está que el servicio del escribano es caro, pero si uno desmenuza la factura se da cuenta de que el 78% de la factura son impuestos o gastos y el honorario es muy poquito” explicó el titular de los escribanos bonaerenses.

El Código Fiscal como el de la provincia de Buenos Aires maca que ‘El escribano deberá abonar, haya retenido o no’ ubicándolo en el rol de un funcionario público de naturaleza recaudatoria haciendo imposible que se pueda distinguir que parte de la factura corresponde al gasto del letrado y que parte es la que el Estado le impone a los particulares.

“Entonces lo que ocurre es que el particular asume que el escribano es oneroso, costoso y hasta burocrático, pero la composición del gasto en su mayoría son impuestos que gravan de naturaleza nacional y provincial y el acto” explica Salvucci.

Quien comanda hoy los destinos de los notarios bonaerenses, explica además que “ahora nos encontramos con tasas municipales altísimas que conceptualmente son inapropiadas. Porque cuando yo me comunico con un municipio para que me den el estado de deuda de un inmueble, la comuna por expedir ese informe cobra el dos por mil de la valuación fiscal, cuando en realidad debería agradecernos que lo ayudemos a poner una propiedad al día. Eso es un valor tan grande que arruina las operaciones, porque en la sumatoria de gastos desentona mucho y genera una composición de gasto inadmisible para la operación”. Y agrega “después tenés que retener la deuda que te arrojó, que es una molestia para el vendedor y resolver lo que cobra el estado Nacional a través de la AFIP, que pone impuestos a la transferencia que pueden ser del 1,5% o del 3%. Y finalmente tenés que resolver el impuesto provincial, que en nuestra provincia es del 2% y en CABA es del 3,6%. Y cuando uno suma todos estos gastos queda un número tan grande que uno ve la cara del cliente ante la imposibilidad de pagar o el dolor que le causa un número así. Y nosotros estamos atrapados en ese momento, porque si no retenemos nos los cobran”.

Salvucci asegura que “una leve descompresión viabilizaría la operación y le daría salud a la transferencia” pero en momentos en los que las arcas de la provincia buscan recauda cada vez más un pedido cómo ese parece poco menos que inviable y hasta descabellado.

Pero la delegación de responsabilidades a terceros por parte del Estado no es nueva ni se terminará en un futuro cercano, y así como los playeros de las estaciones de servicio deben exigir el casco a cualquier motociclista que pretenda llenar de combustible el tanque de su vehículo, los escribanos actúan como agente de retención de los impuestos que quienes venden adeudan sobre la propiedad que pretenden transferir, con el agravante que deben incorporar esta cifra en la factura al cliente y además tributarle a los distintos estamentos estatales por dinero que finalmente atraviesa sus cuentas, ya que no queda en ellas.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias