En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
viernes 16 de noviembre de 2018 - Edición Nº2364
Deportes

Kayakpolo, una modalidad del canotaje que gana cada vez más adeptos

7 sep - Con apenas 120 jugadores, la selección tuvo representación en cuatro categorías en el último mundial de Canadá, disputado haca poco más de un mes. Una opción para remar durante el invierno y a la vez divertirse jugando.

Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal
Foto Gentileza de Catalina Cardinal

El canotaje gana cada vez más adeptos en nuestra provincia, gracias al incremento de seguidores del kayakismo, que con sus pequeñas embarcaciones no solamente surcan las aguas de la Costa Atlántica bonaerense o de sus ríos, arroyos, lagos y lagunas, sino que ahora también invaden las piletas.

Y esto pasa en la que la UNLP tiene en el bosque platense, donde los lunes y los sábados puede verse como con esos botes de fibra de vidrio varios platenses la recorren en una práctica que emula el waterpolo y que se puede percibir como muy intensa.

El kayakpolo es una actividad de equipo, que se disputa en aguas abiertas o en una pileta de natación, con dos conjuntos de cinco integrantes cada uno. Los partidos se dividen en dos tiempos de 10 minutos, donde los jugadores se pasan la pelota de mano a mano o pueden hacerlo con la pala (remo). La cancha es rectangular, con 35 metros de largo y 25 de ancho, y termina ganando aquel que logra anotar más veces en el arco rival.

Esta modalidad deportiva, ha cuadruplicado sus adeptos en el último lustro, y si bien aún está muy lejos de ser un deporte popular, va en franco crecimiento, por lo que para poder practicarlo solo hay que tener ganas, pues la mayoría de las instituciones que invitan a hacerlo tienen los insumos necesarios para que cualquiera pueda iniciar.

Kayakpolo en La Plata

Mauro Ruani, es el entrenador del equipo de kayakpolo de la UNLP, y explica cómo llegó este deporte a la ciudad de las diagonales “hacíamos kayak de travesía, después empezamos con el kayak surf y ríos de montaña y surgió la necesidad de enseñar a hacer el rol, que consiste en cuando te das vuelta poder volver a levantarte. Lo que ocurrió es que la gente que hacía el curso de rol, cuando lo aprendía ya no tenía mucho más para hacer y buscando la vuelta para que la gente pueda seguir practicando, uno de nuestros colaboradores tiró la idea del kayak polo que es un deporte relativamente nuevo, no solo acá sino en el mundo. El primer mundial se hizo en Sheffield (Reino Unido) en 1994. Y la universidad nos abrió las puertas para que traigamos el deporte acá”.

Sobre la dinámica de este juego, al que a simple vista se lo distingue como muy vigoroso, Ruani explica que “en cancha juegan 5 contra 5, pero hay 3 más que son parte del equipo. Casi no te diría que son suplentes porque es un deporte muy intenso, son dos tiempos de 10 minutos que se juegan. Parece corto el partido, peo se deja todo en la cancha. Los jugadores participan en dos o tres ataques y cruzan la línea de fondo y los que están afuera ingresan. Con lo cual continuamente está habiendo cambios y no es que hay 5 titulares y 3 suplentes, sino que los 8 son parte del equipo”.

Un deporte en crecimiento

En Argentina habrá unas 120 personas que practican kayakpolo, en los últimos años creció muchísimo, ya que hace 4 años eran solamente 30 personas los que lo practicaban y ahora se le está dando bastante difusión. En los entrenamientos del equipo de la UNLP, se pueden observar a 4 que practican con los botes de la selección argentina, pero también hay otros que estuvieron en la pre-selección.

Sobre la evolución de esta modalidad del canotaje, el entrenador indica además que “está creciendo mucho. Hoy en día hay mucho más acceso a una embarcación, producto de la fiebre de los kayaks abiertos, hay mucha más gente en el agua, lo que hace que cuando pasan por acá y ven la práctica del deporte, se acerquen mucho más”.

Las chicas “seleccionadas”

Pilar Roldán, Juana Secco y Romina Quiben son las tres féminas a las que se puede ver regularmente en la pileta del Nacional practicando esta modalidad deportiva. El trio estuvo en el mundial de la especialidad realizado el mes pasado en Canadá, las dos primeras en la categoría sub 21 y la última en el sénior.

Sobre su comienzo Pilar contó que “empecé haciendo canotaje en Necochea y cuando llegué a La Plata quería seguir adentro de un kayak y un día al pasar por acá dije ‘es un kayak, así que me subo y me meto’ y ya no lo pude dejar de hacer. Una semana y media después me invitaron a competir con ellas en Necochea y ahí nos vio el entrenador de la selección y una semana después nos llamó. Fue muy loco. Yo quería en canotaje competir en un nivel superior a lo que estaba haciendo y me llegó a través del kayakpolo, que es una familia y es hermoso”.

Juana, su compañera de equipo, también llegó de repente al deporte y a la selección “yo venía a nadar en febrero a la pileta y veía que cuando me iba entraba gente con kayaks a la pileta. Entonces me quedé y me empezó a gustar. Y después ya empezamos a competir”.

Con un perfil algo diferente llegó Romina, quien por querer medirse con las mejores terminó siendo una de ellas, “yo soy kayakista de travesía y en este lugar, después de un curso de autorescate se pusieron a jugar como si fuera un potrero. Después armamos un grupito para ir al ceibo y acá estoy. Yo empecé a entrenar con la intención de jugar con los que habían disputado el panamericano. Entrené con ellos y finalmente me seleccionaron y quedé” contó la mayor de las tres.

No importa el sexo o la edad

Quizás por la novedad que el kayakpolo todavía significa, los grupos de práctica son variopintos. Hombres y mujeres entrenan a la par (aunque jueguen en diferentes equipos) y sus edades también son variadas, pero nada de eso es un problema a la hora de remar y jugar. El ambiente de camaradería se puede percibir con solo observar, lo que invita por lo menos a considerar la posibilidad de acercarse a un deporte nuevo, que conserva la alegría de aún ser amateur.

Brenda Sardón (integrante de la selección argentina de paracanotaje)

Conocí kayak polo en un encuentro de paracanotaje en San Rafael, de la mano de Chico Ércoli. Pero el año pasado en otro encuentro, algunos de los chicos y chicas del equipo nacional y los entrenadores nos dieron una demostración y probamos los botes de competencia. La verdad que me gustó mucho el vale todo. Desde afuera se ve fácil hacer el rol y seguir con el juego cuando te das vuelta. Pero no, cuesta bastante. Después de ese día, con un amigo nos dirigimos a la pileta de la UNLP y estuvimos una clase entrenando con el equipo de ahí. Muy buena onda el mundo del kayak polo de Argentina, muy buena predisposición. La verdad que lo recomiendo y lo bueno es que todas las edades pueden hacerlo.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias