En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
lunes 19 de noviembre de 2018 - Edición Nº2367
Información General

Las figuritas del mundial, pasión de chicos que contagia a grandes

15 jun - Apps para no tener repetidas, matemáticos dedicados a ver cuál es la mejor forma de llenar un álbum, padres que se agrupan en plazas para intercambiar y ladrones que se llevan millones de pesos en cromos, giran en derredor de lo que antaño solo fue una manera de entretener a los niños.

Para la mayoría de quienes hoy son padres, el momento de juntar figuritas fue entre las décadas de los ’80 y los ’90. Por aquellos días las figus debían pegarse en los álbumes con plasticola y los temas eran variados. A principios de la década del 80 fue furor el álbum de la banda Kiss y de la Guerra de las Galaxias, a mediados de esa década la colección Reino Natural (que tenía al plato volador como difícil) llenó los bolsillos de los guardapolvos en los colegios y ya para finales, empezaron las de los equipos de fútbol con las fotos de los jugadores.

En aquel tiempo, completar la colección dependía de la astucia de los chicos, que no solamente intercambiaban los cromos, sino que jugaban contra otros con ellos, con la posibilidad de ganar los del rival o perder los propios. Pedir plata para un paquete y conseguirla era una misión imposible, por lo que había que agudizar los sentidos para obtener las que faltaban.

El tiempo pasó, las figuritas hoy son autoadhesivas, y los que juntaban antes hoy son padres y se ven en el mismo problema en el que estaban los abuelos de quienes hoy reclaman plata para comprar paquetes, por lo que aquel ingenio que antes utilizaban para no molestar a sus viejos, hoy lo aplican para complacer a sus retoños, que se impacientan ante el faltante de algunas caras para llenar el álbum del mundial de Rusia 2018.

Llenar el álbum, una misión (económicamente) imposible

Si se pudiera comprar un paquete de figuritas y tener la seguridad de que no tocarían repetidas ante cada nuevo sobre de cromos que se abra, llenar el álbum del mundial de Rusia 2018 nos llevaría 134 idas al quiosco (si trajéramos solo uno por vez) en las que se invertirían unos 2010 pesos.

Tanto preocupa a la gente este tema no solo en nuestro país, sino a nivel global, que los matemáticos de la Universidad de Ginebra, Sylvain Sardy e Yvan Velenik, analizaron durante el Mundial de Brasil 2014, el número de sobres que habría que comprar para llenar el Álbum Panini, que según su cálculo es 931. También calcularon que durante este mundial, si 10 personas intercambian las figuritas entre sí, necesitarían 1435 sobres en conjunto para completar sus álbumes.

Pero la realidad indica que ante cada nuevo paquete, la posibilidad de obtener cartulinas repetidas se incrementa, dificultando así el proceso de llenado del álbum, por lo que según cálculos completarlo puede salir entre 7 y 8 veces el costo la versión optimista en la que no salían duplicadas, teniendo que adquirir en promedio unos mil sobres y aguantar cerca de 4300 repetidas, algo que genera un costo inadmisible por la inversión y el desperdicio.

Grupos de intercambio

Para poder cuidar la economía y, por qué no, regresar un poco a la época en que ellos jugaban y coleccionaban, los padres de los chicos organizaron grupos de intercambio de figuritas en las plazas de varios puntos del país.

La Plata, Mar del Plata, Córdoba, Capital Federal o Mendoza, son lugares en los que se autoconvocan padres e hijos con el objetivo de poder completar el álbum de cromos con las figuras del mundial. Pero también están las redes sociales en las que se han armado grupos de intercambio o webs como mercadolibre, en las que se pueden comprar las figuritas de manera individual, colectiva o a sobre cerrado pero a precio mayorista.

Los encuentros de fin de semana en las plazas convocan a cientos de padres con sus hijos, que se juntan para poder intercambiar figuritas y así reducir el número de las faltantes para completar el cuadernillo en el que se deben colocar 669, ente jugadores, equipos, escudos y leyendas.

La web al rescate

Pero muchas veces esos encuentros no son suficientes y es ahí en donde la tecnología sale en ayuda de los que aún cumplen con la labor de juntar las faltantes. Hay apps para saber cuáles faltan y la empresa también ofrece el servicio “álbum lleno” en donde se pueden pedir hasta 40 cromos individuales que se pagan al precio de un sobre cada uno, más el costo de envío. Ese coste se puede bajar a un tercio, si se adquieren las que faltan a vendedores particulares que las cobran a 5 pesos cada una o entre 10 y 12 pesos el sobre cerrado.

Esto, sin tener en cuenta las llamadas “difíciles” que en conjunto pueden llegar a costar casi 400 pesos. Un buen ejemplo de esto es el “trio de oro”, como se denomina el pack de tres en el que están Messi ($150 de manera individual), Ronaldo (S100) y Neymar ($100), se subastan por 386 pesos, lo que marca la desesperación de los coleccionistas para hacerse con ellos, no solamente para pegar en los álbumes, sino para conservarlas.

¿No hay difíciles?

Y es esto lo que termina transformando en “difíciles” a algunos jugadores del mundial, ya que según la fábrica Panini “cada colección tiene un determinado número de stickers, los cuales se imprimen en una o dos hojas de impresión. Estas hojas contienen un sticker de cada uno de los que salen en la colección y se imprimen la misma cantidad de cada uno”.

Errores involuntarios

Incluso, por una cuestión de lógica que hace que la colección salga antes que la lista de 23 seleccionados para ir al mundial, se producen algunos errores con los jugadores que finalmente forman la selección del álbum de Panini.

Mauro Icardi y el defensor Ramiro Funes Mori figuran entre los convocados, al igual que el arquero Sergio Romero, quien fue desafectado luego de lesionarse en un entrenamiento. Sin embargo faltan Wilfredo Caballero, Franco Armani, Nicolás Tagliafico, Cristian Ansaldi, Giovani Lo Celso, Maximiliano Meza, Manuel Lanzini y Cristian Pavón.

Esto ya sucedió en 1990 y 1994 con el delantero colombiano John Jairo Trellez, en 2010 con Andrés D’ Alessandro y con el mediocampista francés Samir Nasri, y en 2014 con el aquero mexicano Moisés Muñoz. Pero nunca como en el mundial disputado en Argentina en 1978, cuando en el seleccionado de Perú convocado por Panini estuvieron Humberto Horacio Ballesteros, portero nacionalizado argentino y a quien el gobierno de turno no le permitió representar a Perú; Alejandro Luces, delantero; Julio Aparicio, delantero del Alianza Lima; Eleazar Soria, y quien durante las eliminatorias llevó la banda de capitán y fue una leyenda de la última línea boquense, el defensor Julio Meléndez.

Golpe millonario

Pero el mayor golpe a la ilusión de los coleccionistas se dio cuando hace algunos días un grupo de ladrones entro fuertemente armado en un depósito de Vicente López y se llevó 638 cajas con mil paquetes de figuritas en cada una de ellas, lo que provocó el miedo de muchos a no poder contar con cromos para cumplir el objetivo de llenar el álbum. Haciendo cuentas rápidamente, sacaron del mercado unas 3190000 figuritas con un golpe que les podría reportar 9570000 pesos. Tras las investigaciones policiales se pudieron recuperar apenas 3000 paquetes, de vendedores que los ofrecían por internet a un precio menor que el mayorista.

La fiebre por las figuritas del mundial no reconoce fronteras, y seguramente el sábado tras la presentación del combinado albiceleste contra el seleccionado islandés, las plazas vuelvan a llenarse para poder reducir a cero el número de ausentes en el cuadernillo que agrupa a las 32 selecciones de la competencia que cada cuatro años paraliza al globo terráqueo.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias