En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
martes 11 de diciembre de 2018 - Edición Nº2389
Política

Pelusa dijo basta

6 jun - La elefanta del zoológico platense no soportó el dolor en sus patas y se acostó para esperar la muerte. Su deceso se dio una semana antes de que llegara la caja en la que se la trasladaría a un santuario de Brasil y que ahora llevará al mismo destino a Mara, la elefanta del circo Rodas que está en el ecoparque porteño.

Pelusa, el ícono del jardín zoológico platense, murió el lunes en el recinto en el que pasó medio siglo encerrada, tras luchar durante los últimos cuatro años con una pododermatitis crónica, enfermedad en sus patas traseras (común en elefantes que se encuentran en cautiverio) que se origina por la imposibilidad de poder caminar grandes distancias, como debería hacerlo un animal de su especie en condiciones de libertad.

Precisamente recostarse era lo que no hacía desde hacía años la elefanta, ya que las dolencias generadas por este padecimiento provocan la imposibilidad de poder levantarse por sus propios medios, lo que hace que el animal descansara de pié, acumulando un gran cansancio a lo largo del tiempo.

El pasado sábado por la mañana, Pelusa tuvo una recaída y ya no pudo mantenerse de pie. A partir de allí, se montó un operativo en el cual los profesionales monitorearon su evolución, con estudios y observaciones. Desde el domingo, los resultados comenzaron a mostrar un desmejoramiento en algunos valores sanguíneos, situación coincidente con una notoria disminución de su estado de ánimo, que acentuó los signos de deterioro en su organismo y le generó dolores y malestares notorios, que llevaron a los profesionales a tomar el único camino posible para evitar que el animal siga sufriendo.

Por este motivo, los integrantes del equipo veterinario del Jardín Zoológico y los especialistas del Santuario de Elefantes de Brasil junto a la Fundación Franz Weber, definieron sedarla para realizarle una eutanasia, pero tras el sedarla, Pelusa sufrió un paro cardiorespiratorio que evitó realizar esa maniobra.

De todas formas y para poder llevar a cabo estas actuaciones, se convocó al fiscal del Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Romero; el titular del Juzgado de Garantías 4 de La Plata, Juan Pablo Masi; la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Guido Lorenzino; y la Defensora Ciudadana de La Plata, Florencia Barcia; y el Decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de La Plata, Marcelo Pecoraro, quienes siguieron de cerca la situación de Pelusa y acompañaron la solicitud planteada, teniendo en cuenta que hace algunos días la Unidad Funcional de Instrucción Nº 6, a cargo del ex fiscal penal Marcelo Romero, cumplimentando la ley 14.346 de protección de los animales, investigaba una denuncia por Maltrato Animal hacia el paquidermo que había llegado a la ciudad procedente de Alemania en 1968.

En la jornada de ayer y tras comenzar los estudios de la necropsia al cadáver del animal, las autoridades municipales dieron las explicaciones de cómo se actuó en los últimos días y un integrante del equipo veterinario del jardín zoológico de la ciudad capital se lamentó por no haber podido trasladar a la elefanta al santuario de Brasil, donde, de haber llegado, hubiera podido empezar a recorrer las grandes distancias, acción que hubiera mitigado el dolor causado por las condiciones de cautiverio.

Ahora, los restos de Pelusa descansaran en el mismo recinto en el que vivió durante más de medio siglo y que fue el causante de las dolencias que finalmente le provocaron la muerte. Son muchas las posibilidades que se plantean y que incluyen hasta la chance de realizar allí una especie de santuario en honor al animal de 3 toneladas, pero si esta muerte sirvió para algo, quizás sea para acelerar los procesos para transformar el viejo zoológico victoriano pensado en épocas fundacionales, en un moderno bioparque que ya no tenga una colección de animales exóticos para su exposición.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias