En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
martes 14 de agosto de 2018 - Edición Nº2270
El rincón de Nana

La calma necesaria

3 may - “De vez en cuando, es vital tomarnos un tiempo para no perder nuestra voz: el tiempo necesario para que se escuche con mayor claridad.”

Cuando nos sentimos agotados, nuestro ser nos pide detenernos. Hace un tiempo que no nos comunicamos ya que era necesaria una pausa para seguir escribiendo y construir un sendero más firme. Nuestros pensamientos y acciones son vacíos cuando nos forzamos a trabajar: corremos el riesgo de entregar cosas sin alma.

Estamos en un tiempo en el que resulta esencial conectarse desde el corazón y dejar a un lado todo aquello que nos aleja de nuestros sueños. La racionalidad extrema está afectando la vida de todos porque se asienta en falsos supuestos. La experiencia es lo que nos lleva a ser cautos con determinados caminos que alguna vez fallaron: esas vivencias construyen la muralla que más nos limita, el miedo.

El miedo paraliza cada uno de nuestros actos y no nos permite avanzar. Generalmente, profundizamos ese miedo cuando nos desentendemos del presente, del “aquí y ahora”: vivimos obsesionados con el futuro o el pasado, entonces ¿qué podemos hacer?

Una de las claves para vivir en armonía es escuchar nuestra profunda voz interior, es decir ¿qué es lo que deseo realmente? Parece simple pero no es tan sencillo como se cree porque aquí se trata de lo que deseo, no de lo que “pienso que deseo”; lo que necesito y no aquello que me parece que necesito desde la superficialidad del análisis mental.

Esto puede quedar más claro si le sumamos el factor tiempo. En incontables ocasiones decidimos no realizar determinadas cosas porque “no tenemos tiempo” para ello cuando, tal vez, es algo que necesitamos urgentemente. Los niños tienen una gran capacidad para conectarse con su cuerpo y la van perdiendo a medida de que nuestra sociedad les inculca la necesidad de supeditar todo a la mente. Debemos dormir cuando queremos hacerlo, abocarnos a la contemplación, cantar, reír y bailar sin tener en cuenta el reloj: a eso se llama vivir.

Un ritual que ayuda a conectarnos con nuestra voz interior es encender una vela violeta y preguntar qué necesitamos. Encender un sahumerio de sándalo potencia la energía de la pregunta y esa misma noche tendremos la respuesta en forma de sueño. Es importante que nosotros mismos desentrañemos el significado del sueño, de ser necesario, debemos hacer el ritual durante tres días seguidos ya que es posible que no seamos capaces de soñar las primeras veces debido a nuestra resistencia interna.

Les agradezco la paciencia en este tiempo de silencio. Que tengan un feliz nuevo inicio. Un abrazo para todos.

Nana

LA CALMA NECESARIA “De vez en cuando, es vital tomarnos un tiempo para no perder nuestra voz: el tiempo necesario para que se escuche con mayor claridad.” Cuando nos sentimos agotados, nuestro ser nos pide detenernos. Hace un tiempo que no nos comunicamos ya que era necesaria una pausa para seguir escribiendo y construir un sendero más firme. Nuestros pensamientos y acciones son vacíos cuando nos forzamos a trabajar: corremos el riesgo de entregar cosas sin alma. Estamos en un tiempo en el que resulta esencial conectarse desde el corazón y dejar a un lado todo aquello que nos aleja de nuestros sueños. La racionalidad extrema está afectando la vida de todos porque se asienta en falsos supuestos. La experiencia es lo que nos lleva a ser cautos con determinados caminos que alguna vez fallaron: esas vivencias construyen la muralla que más nos limita, el miedo. El miedo paraliza cada uno de nuestros actos y no nos permite avanzar. Generalmente, profundizamos ese miedo cuando nos desentendemos del presente, del “aquí y ahora”: vivimos obsesionados con el futuro o el pasado, entonces ¿qué podemos hacer? Una de las claves para vivir en armonía es escuchar nuestra profunda voz interior, es decir ¿qué es lo que deseo realmente? Parece simple pero no es tan sencillo como se cree porque aquí se trata de lo que deseo, no de lo que “pienso que deseo”; lo que necesito y no aquello que me parece que necesito desde la superficialidad del análisis mental. Esto puede quedar más claro si le sumamos el factor tiempo. En incontables ocasiones decidimos no realizar determinadas cosas porque “no tenemos tiempo” para ello cuando, tal vez, es algo que necesitamos urgentemente. Los niños tienen una gran capacidad para conectarse con su cuerpo y la van perdiendo a medida de que nuestra sociedad les inculca la necesidad de supeditar todo a la mente. Debemos dormir cuando queremos hacerlo, abocarnos a la contemplación, cantar, reír y bailar sin tener en cuenta el reloj: a eso se llama vivir. Un ritual que ayuda a conectarnos con nuestra voz interior es encender una vela violeta y preguntar qué necesitamos. Encender un sahumerio de sándalo potencia la energía de la pregunta y esa misma noche tendremos la respuesta en forma de sueño. Es importante que nosotros mismos desentrañemos el significado del sueño, de ser necesario, debemos hacer el ritual durante tres días seguidos ya que es posible que no seamos capaces de soñar las primeras veces debido a nuestra resistencia interna. Les agradezco la paciencia en este tiempo de silencio. Que tengan un feliz nuevo inicio. Un abrazo para todos. Nana

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias