En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
lunes 11 de diciembre de 2017 - Edición Nº2024
Región capital

El precio de saber

16 nov - Pretender conocer la proyección de gastos que la comuna platense tiene previstos para el año siguiente es una tarea que puede ser nula y gratuita o ardua y onerosa. Los encargados de prensa del municipio no están autorizados a dar copias digitales de la iniciativa del Ejecutivo, pero si puede accederse a ella pagando por la copia en papel, algo que resulta por demás engorroso para su estudio y análisis. Un palo en la rueda enquistado desde hace años en la administración municipal, que parece no molestar a concejales y comunicadores.

por Hernán Gabriel Marty

Director de En 40 Líneas

El presupuesto de la Nación, la Provincia o del municipio en el que cualquier habitante reside, es información pública que debiera ser por todos conocida. Por tanto, el proyecto que busca su aprobación no tendría que revestir un carácter diferente del texto que luego se convertirá en Ley y que explicará los gastos que el Ejecutivo prevé, en cualquiera de sus tres estamentos, para el funcionamiento administrativo anual del territorio en cuestión.

Normalmente, cuando los periodistas hurgan en sus fuentes para poder hacerse de una copia de los “proyectos de presupuestos”, esa información rara vez llega desde quien baja la iniciativa para ser tratada y posteriormente aprobada; pero si se puede acceder a ella a través de algún legislador (casi siempre de la Comisión que lo estudia) que permite tener una visión anticipada de lo que se votará una vez que termine de ser revisado. Esto es así, es histórico, pasó siempre y pasará en el futuro.

Pero parece que desde el palacio municipal platense encontraron la forma de acabar con las fugas de información, poniendo un palo en la rueda no solo a quienes cumplen con la labor de informar, sino también a quienes son los encargados de su estudio para luego votarlo y ni hablar de que algún ciudadano curioso y desprevenido tenga el tupé de querer saber en qué invertirá la comuna los dineros que recauda cobrándole los impuestos.

En una fotocopiadora ubicada a una cuadra del palacio de calle 12, puede accederse por 500 pesos a una reproducción del Proyecto, si se tiene el dinero suficiente para pagar la versión impresa. Sí, así como lo leyó, en pleno siglo XXI en donde los sucesivos gobiernos han estado constantemente hablando de la modernización del estado, el trámite simplificado, la firma digital y Dios sabe cuántas otras zarazas más, no resulta posible conseguir en Prensa de la Municipalidad de La Plata una copia en Word, txt o PDF del proyecto de presupuesto.

Este gesto de austeridad mal entendida, viene repitiéndose desde hace años en el Concejo Deliberante platense, donde ni a los concejales ni a los periodistas parece molestarles. Ciertamente, es un palo en la rueda para la labor de ambos, pero con el pasar de los años la mansedumbre al respecto hizo que nadie se encargue de cambiar un aspecto de la administración municipal que atrasa al punto de parecer fundacional.

Ponerle precio a la información es denigrante, estorbar adrede la labor de concejales y periodistas resulta sospechoso, y negarle a quien no puede pagar el derecho a saber es casi insultante. Porque si pensamos que estamos en el año 2017, que el proyecto fue redactado en una PC y no en una Remington y sabemos con certeza (porque así lo confirmaron desde la comuna) que el archivo digital estará disponible una vez que sea aprobado, no resta más que pensar que hay algo que se quiere esconder hasta que la legalidad le otorgue el valor que la votación en el recinto podría no darle.

Porque si el intendente Julio Garro (85° en la lista) pretende un municipio moderno, no puede actuar adrede como lo hacía seguramente Carlos Fajardo, obligado por las circunstancias y la tecnología, cuando en 1882 se hizo cargo de la naciente capital provincial. El problema no es nuevo, no llegó con Cambiemos a la sede municipal, está enquistado desde antes. Pero bien podría solucionarse si existiera la voluntad política de hacerlo para que todos podamos tener un acceso garantizado a la información.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias