En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
sábado 24 de junio de 2017 - Edición Nº1854
El rincón de Nana

Magia y Sanación

14 jun - El 6 de junio comenzó la onda encantada del Chamán (o Mago) hasta el 19 de junio en la que hará acto de presencia la onda encantada de la Mano: nuestra actitud ante la vida puede sanarnos finalmente.

En numerosas ocasiones escuché hablar sobre la complejidad del Tzolkin (el calendario maya) que, generalmente, llevó a varias personas a dejar de intentar entenderlo. Lo cierto es que no es tan complejo una vez que nos centramos en lo importante y dejamos a un lado lo accesorio que va aprendiéndose con el tiempo.

Lo importante: se entiende nuestro universo en términos de vibración, es decir, cada día, cada uno de nosotros, acciona en base a la vibración del día, de nosotros mismos y de quienes nos acompañan en el camino. Cada detalle en nuestra vida está diseñado para aprender y superarnos.

Como todo sistema cíclico -que entiende a la vida por ciclos y no linealmente-, podemos repasar lecciones una y otra vez hasta aprenderlas. Como almas que transitan en estos momentos una experiencia humana, nacemos en un día determinado y esa vibración es la que se imprimirá en nosotros dándonos, a su vez, la misión para la que nacimos. De más está decir que quienes se cruzan con nosotros, desde familia, amigos e incluso enemigos, tienen algo que enseñarnos.

Es así como cada trece días, un ciclo se abre para trabajar una misión en particular, lo que conocemos como onda encantada. Cada onda encantada refuerza un aspecto energético de la vibración del planeta y se nos otorga una misión para trabajar con ella. El 6 de junio, entonces, el Chamán nos lleva a trabajar en la concreción de ideas, materializar proyectos pues la magia es eso… y si lo trabajamos a conciencia, el próximo ciclo, el de la Mano, nos lleva a sanar aspectos emocionales de larga data.

Podemos tener reacciones diferentes a cada una de las vibraciones, a esto debemos sumarle las vibraciones de quienes nos rodean: a veces un día particularmente difícil puede explicarse, simplemente, viendo qué energía tenía el susodicho día. Este único hecho hace que tenga, tal vez, cierto sentido si lo leemos desapasionadamente.

Sentir la vida desde una perspectiva espiritual ensancha nuestro horizonte: no es que los acontecimientos difíciles dejen de suceder, accionamos en lugar de reaccionar. Tampoco significa “resignación”, sino aplicar otras estrategias ante ello. Quizá sea más claro en palabras de Einstein, “Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”.

Además, debemos aprovechar, el solsticio de invierno, en el que se celebra el regreso del Sol porque los días crecen: la llamada Puerta de los dioses, -cuando los días empiezan a alargarse-, supone el nacimiento de una nueva versión de uno mismo. El invierno es una etapa de recogimiento para expresar toda nuestra creatividad, planes, objetivos, propósitos que planteamos en la etapa anterior. Tomar conciencia de todo ello nos puede facilitar las cosas, nos permite ser más conscientes de lo que iniciamos y concretarlo. Para estar seguros de lo que hacemos debemos observar los impulsos sembrados o iniciados: si hemos puesto la voluntad en marcha, para asumir internamente ese propósito; si hemos puesto nuestra inteligencia al servicio de ese objetivo y que el resultado sea lo esperado.

Tanto si estamos en un hemisferio o en otro, los rituales más efectivos son aquellos en los que conectamos con la naturaleza, nos sentimos parte de ella y logramos hacer las cosas al ritmo que nos toca. Para el solsticio de invierno, la toma de conciencia nos anuncia un periodo de crecimiento personal.

El día del solsticio -entre el 20 y el 21 de junio- podemos realizar un saludo al sol para cruzar la Puerta de los dioses. Saludar al sol equivale a entrar en esta dimensión interna para que desde el corazón podamos sintonizar con esa energía que nace y nos permite construir una mejor versión de nosotros mismos.

Poseemos la magia, sólo debemos redescubrirla y activarla, ser capaces entrar a esa dimensión o puerta virtual, captar la energía de los guías de luz y alcanzar una mayor conciencia de quiénes somos y de nuestro poder interior.

Que todos podamos irradiar ese poder y tengamos un bello tiempo: que así como crecen los días, crezca el amor en nosotros.

Nana

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias