En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
sábado 24 de junio de 2017 - Edición Nº1854
El rincón de Nana

Escuchar al viento

16 abr - Desde el 15 de abril y hasta el 27 la onda encantada del Viento nos da la oportunidad de una comunicación auténtica.

Esta vibración abre los canales energéticos para escuchar y trasmitir: la verdadera esencia de nuestro ser fluye hacia los demás en palabras, gestos y silencios. La comunicación se produce no solamente desde nosotros hacia los demás sino también hacia nuestra interioridad.

En este tiempo podemos tener una idea del propósito de nuestra vida, de los desafíos fundamentales, de cómo lograr la integridad. Están a nuestro alcance las herramientas para reconocer nuestro camino gracias a la esencia de la misma comunicación. Lo importante es hablar con aquellas personas con las que confrontamos por algún tema que nos interesa genuinamente y profundizar lazos con ellas.

La misión del Viento es conectarnos con nuestra faceta comunicativa, compartir las ideas, los proyectos, los pensamientos para que realmente nos comuniquemos, desde del corazón. Aquí se trata de escucharnos en persona, de tratar temas que tienen que ver con quienes establecemos la comunicación y no de quienes están ausentes; debemos hacernos responsables por ello y desviar la conversación ante la posibilidad de rumores.

Esta vibración es perfecta para comunicarnos con las personas que viven con nosotros, con los amigos y familiares que viven lejos e incluso con aquellos con quienes no tenemos buena relación. Aprovechamos el tiempo para expandir el corazón y conectar con el espíritu para comunicarnos con nuestros guías. Es importante recordar que el amor es la base de cualquier comunicación. Debemos dejar a un lado los resentimientos del pasado para permitir que la comunicación presente sea fluida, libre de interferencias por una falsa percepción desde la experiencia.

Hoy es otro momento y lugar y, quizás, hay que dejar atrás lo vivido para estar en el presente, en el aquí y ahora. El pasado es una carga que irrumpe en la comunicación e interfiere con la cristalización de lo mejor de nosotros mismos cuando nos potenciamos con los demás.

Luego de la secuencia intensa y desafiante de la onda encantada de la Luna, es hora de crear una necesaria red de conexiones para nuestro diario vivir. Es aquí donde nos proponemos un objetivo claro y concreto pero, a la vez, debemos fluir con las sincronicidades que se originan desde los mensajes que nos llegan (una canción, una charla o el fragmento de una conversación nos puede traer la respuesta que buscamos). El Viento nos susurra, incluso en el silencio: irradiemos nuestro ser hacia los demás. Respiremos profundamente y conectémonos con el entorno: la naturaleza, el tiempo, nuestro cuerpo en el momento de inspirar y seamos conscientes de esta conexión con los elementos.

Este tiempo es apto para pedir la renovación, y que los buenos vientos alimenten nuestra mente y nos purifiquen. También sirve para curar personas con problemas psicológicos, quitar pasiones, odios y depresiones; se refuerzan nuestras plegarias al Gran Padre, y se facilita el desarrollo del poder de la mente.

Los animales de poder que nos asisten son el gavilán y el colibrí. Los mejores lugares para meditar son las montañas nevadas, cañones y valles. En la onda encantada del Viento se manifiesta el don de la comunicación; la misión es comunicar el espíritu, compartir con los demás el sol interior. Es una vibración de diálogo, de apertura, de entendimiento, y es muy adecuado para aclarar situaciones. El viento une las personas, las acerca, lleva la información a través del espacio y el tiempo. Otorga una bendición especial a los comunicadores sociales, los periodistas, los escritores, los locutores, etc.

Los seres humanos somos seres gregarios: los demás son necesarios para vivir. El Viento nos recuerda que la comunicación es esencial para que podamos hacerlo. Que nuestro corazón se expanda e irradiemos el amor necesario para crear puentes. Las guerras se producen cuando no nos escuchamos: que el Viento sople las velas que lleven a buen puerto a la embarcación de la paz en el mundo.

Nana

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias