En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
sábado 24 de junio de 2017 - Edición Nº1854
El rincón de Nana

Diciembre, época de milagros

10 dic 2016 - El 6 de diciembre comenzó la onda encantada del Humano, tiempo para, el que lo decida, ayudarse en el año que se aproxima con un pequeño ritual…

Todo en este mundo está estrechamente conectado aunque en ocasiones no seamos capaces de notarlo. Desde otras miradas podemos comprobar que todo es energía –más o menos acelerada, pero energía al fin – y que, de alguna manera, transcurre la vida afectándonos en diferente medida. Existe un ritual que, como un pequeño libro en una enorme biblioteca, está aguardando por aquellos que se atreven a recorrer sus páginas: las maravillas que más conmueven, usualmente, se presentan en tamaño diminuto; un instante, un recuerdo o una leve caricia.


La onda encantada del Humano nos aporta la energía para ejercer la libre voluntad. En este punto, existe una pequeña confusión con respecto a esta expresión: no es la energía para hacer lo que nuestro ego quiera o demande, sino la libre voluntad para seguir las leyes del Cosmos: el camino de nuestra evolución.
El jueves 8 se conjugan todas las energías para aprovechar la vibración del Humano: luna en cuarto creciente, se celebra el día de la Virgen y es sello Chamán por lo que vibramos con el toque de la magia.


Para hacer el ritual vamos a necesitar:
-Una vela blanca, agua de azahar, incienso en grano, varillas de sahumerio de jazmín, aceite esencial de rosas, sal marina, miel, un limón, canela en rama, una fotografía nuestra de la que podamos prescindir, un vaso, una cuchara, una hoja de papel blanca, una lapicera violeta, carboncitos, la imagen de la deidad femenina que sintonice con nuestra energía y recipientes necesarios.


A partir de las cero horas del jueves 8 y hasta su culminación podemos efectuar esta ceremonia: debemos reservar un tiempo para nosotros en la hora que podamos. Es mejor realizarlo a la luz de la luna pero, de no ser posible, lo importante es hacerlo.


Procederemos a trazar un círculo de sal marina lo suficientemente grande como para que quepamos en él junto con nuestros elementos. Nos ubicamos cómodamente en el centro del círculo y en un recipiente pequeño ponemos tres cucharadas de miel, tres gotas de agua de azahar, tres de aceite esencial de rosas, el jugo del limón y mezclamos. En otro recipiente molemos la canela en rama, el incienso en grano y añadimos otras tres gotas del aceite esencial de rosas.


Una vez realizado esto, tomamos la vela blanca y la untamos con el preparado de miel y la encendemos en un plato junto a las varillas de sahumerio de jazmín. Por otra parte, untamos también nuestra fotografía y la colocamos sobre la canela y el incienso molidos; a un lado colocamos la imagen que puede ser de la Virgen (cualquier versión), Iemanjá, Kuan Yin, etc.


Cuando terminamos con ello, consumimos el resto del preparado de miel y luego procedemos a escribir en el papel nuestros nuevos proyectos para el año. La energía femenina del día ayuda a crear un camino hacia lo que nos hace felices: lo que necesitamos, aunque no lo sepamos. Debemos ser cuidadosos en lo que queremos lograr: por ejemplo, solicitar el amor y no “que me ame tal persona”; mayores ingresos y no “que tal negocio sea exitoso”. Aquí se trata de encauzar la energía para encontrarnos con aquello que necesitamos, libre de lo que pensamos para nosotros. Escribamos con sabiduría y analicemos realmente qué es lo que buscamos: seamos específicos pero no “demos directivas” al Universo. Desde que vinimos a este mundo sabemos qué es lo que vinimos a hacer. Recordemos que estamos ejerciendo la libre voluntad de seguir nuestra misión.
Seguidamente debemos encender los carbones para quemar el incienso, la canela y nuestra imagen consagrada junto al papel que escribimos. Una vez consumida la vela y los preparados, debemos tirar los restos a un cauce de agua para que fluya con la vida. La imagen que consagramos, podemos tenerla en nuestra cartera, billetera o debajo de la almohada hasta el próximo año.
Que este tiempo sea bendito, y nos ayude en el camino de los grandes sueños.

Un abrazo.


Nana

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias