En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
jueves 17 de agosto de 2017 - Edición Nº1908
El rincón de Nana

El mundo en la mano

5 oct 2016 - El domingo 2 de octubre comenzó una nueva onda encantada, la onda encantada de la Mano: tiempo de sanación.

Esta vibración nos trae energía sanadora durante los trece días que contiene. Es importante comenzar (si aún no lo hicimos) a poner en forma (holísticamente) nuestro cuerpo: física, mental y espiritualmente. La mano sana y nos ayuda a mejorar nuestra salud por lo que nos da la fuerza necesaria para dejar hábitos dañinos y adicciones. Es un excelente tiempo para desintoxicarnos comenzando a incorporar a nuestra alimentación elementos lo más naturales posibles.

Tiempo para pedir por la salud de todos y la propia, convertirnos en sanadores de tiempo completo ya que esta energía acelera los procesos de sanación tanto en lo físico y lo mental, como en lo álmico. Esto nos da el justo equilibrio para evitar caer en obsesiones: no debemos apurar los procesos.

Momento de terminar con bloqueos, asuntos pendientes y cortar definitivamente con apegos del pasado que no nos permiten fluir en el aquí y ahora.

Además de todo ello, la onda encantada comienza con la luna nueva, es un doble comienzo si queremos retomar el equilibrio perdido; a veces retrocedemos sólo para tomar impulso.

Ordenemos nuestras prioridades. Limpiemos nuestro entorno tanto físico como emocional. Durante esta vibración podemos sanar aquello que nunca creíamos posible sanar, dejemos que la intuición haga lo suyo. En el comienzo del año Maya se anunciaron tímidamente grandes cambios propiciados por el sello de la tormenta: los cambios que se producen estos trece días son importantes para sanarnos a todo nivel.

Seremos testigos de cómo aquellas personas que no debían estar en nuestro mundo se alejan y quienes nos ayudan en el camino se acercan. La sanación trae aparejado el desprendimiento de todo aquello que no es necesario, que nos quita energía, ya sea relaciones, enfermedades, hábitos, etc.

Uno de los puntos en los que más se concentra la energía es en nuestras manos. Muchos sanadores canalizan su poder a través de ellas. Realicemos manualidades, cuidemos el jardín...que surja la creación desde nuestros dedos. Cada vez que utilicemos las manos seamos conscientes de que estamos originando belleza.

Vaciemos nuestra taza. Eliminemos de nuestra vida todos los objetos que no nos dejan fluir con aquellos que sí nos producen alegría. Deshagámonos de ropa que no usamos, papeles que no vemos, relaciones que nos desgastan, hábitos que nos detienen... vivamos con la alegría de ser quienes somos.

La onda encantada de la Mano es una de las más bellas vibraciones porque nos permite reencontrarnos para lograr la mejor versión de nosotros mismos. Sólo hace falta valor, no la ausencia de miedo, sino el valor suficiente para que ese miedo no nos detenga.

Que todos tengamos una bella sanación.

Nana

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias