En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
lunes 23 de octubre de 2017 - Edición Nº1975
Deportes

Área 55

22 jun 2016 - Que lo de Messi es de otro planeta ya no es novedad, pero que lo demuestre en la ciudad donde tiene su sede la NASA, es casi irónico

Seguramente cuando mañana los diarios nos avisen de la desaparición de Lionel Messi, el mundo observará azorado los titulares de los diarios y esperará con esperanza la aparición del astro futbolístico argento. Pero nada de eso sucederá, porque la estrella del Barcelona eligió para hacer de las suyas el peor lugar del planeta, un lugar que desde ahora será conocido como ‘Área 55’.

A mediados del siglo pasado, a casi 2400 kilómetros de donde Messi hizo un gol de otro planeta, un habitante de aquellos lares osó descender con su nave en el desierto de Nevada, su destino fue una rápida autopsia, para ver que tenía adentro, y la eternidad sumergido en formól para que cuando el mundo esté preparado, todos puedan verlo, algo que aún no sucede.

El Área 51 basa su misterio en la posibilidad de que aquello haya sucedido, sin que nadie pueda comprobarlo, pero el gol que marcó la Pulga en territorio de la NASA ante 70 mil espectadores y centenares de millones de televidentes, dejó en evidencia que no nació en Rosario como se dice y los científicos norteamericanos no van a dejar pasar la posibilidad de estudiarlo, para saber de que está hecho.

Huelga hablar ya de la manera en que este pibe rompe récords como el de Batistuta, que había sacudido las piolas 54 veces en las 78 ocasiones en las que le tocó vestir la albiceleste, pero el tiro libre de ayer solo se explica si es extraterrestre…

“No sé para que se para atrás de la pelota, si ese tiro libre es para un derecho. Bahh, aunque capaz que la mete” le dije a mi mujer mientras veíamos la semifinal contra Estados Unidos. No iba a ser la primera vez que viera como el fútbol le cerraba la boca a alguien.

Hacía 20 años, estando en la cancha de Racing vi como quien estaba a mi derecha le gritaba a Carlos Bossio “Si Bossio. Andá a cabecear y de paso seguí hasta tu casa. Muerrrrto” El arquero Pincha, que había sido el responsable del primer gol de la Academia, subió, se elevó para conectar el centro de Marcelo Couceiro y mandó a su colega Ignacio González a buscar la pelota adentro del arco, sentenciando el 1 a 1 final. Ése gol, primero y único que un arquero marcó de cabeza en el fútbol argentino, tenía más chances de ser convertido, que el que me Messi le hizo a Brad Guzan en la jornada de ayer, porque Bossio medía más de un metro noventa, no tenía marca asignada en el área y, según se decía por aquellos días, el Profe Córdoba lo hacía practicar esa jugada junto a Noguera, su suplente.

Pero a Messi no le importa la física, ni las teorías de las probabilidades, ni las posiciones correctas desde las que debe patear un jugador zurdo o un derecho. A él solo le importa que todos los arqueros hagan lo que Bossio le obligó a hacer a Nacho González, solo le importa que la vayan a buscar adentro y su obsesión terminará por condenarlo.

Dentro de muchos años, cuando este partido sea solo una anécdota y el Área 55 sea un lugar del culto, habrá en ese estadio un frasco grandote en donde se exhibirá al futbolista que le hizo pensar a Jürgen Klinsmann “Houston, tenemos un problema” condenando a sí su existencia, porque claramente en el país de los deportes con las manos, jamás podrían esperar que alguien haga con los pies, lo que el Rosarino hizo en la jornada de ayer.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias