En 40 líneas
www.en40lineas.com.ar
domingo 23 de septiembre de 2018 - Edición Nº2310
Política

A cara de perro

15 feb 2016 - Macri eligió no hablar con el periodismo en gobernación y hasta envió perros detectores de explosivos, como parte de una comitiva de seguridad que lo aisló de un posible contacto con cámaras, micrófonos o grabadores.

Foto gentileza de Matías Ramírez
Foto gentileza de Matías Ramírez
Foto gentileza de Matías Ramírez
Foto gentileza de Matías Ramírez
Foto gentileza de Matías Ramírez
Foto gentileza de Matías Ramírez
Foto gentileza de Matías Ramírez
Foto gentileza de Matías Ramírez

En la gestión anterior y ante cada acto en el que la ex mandataria nacional Cristina Fernández iba a venir a la ciudad de La Plata, las calles circundantes al edificio que fuera a visitar (casi siempre el “Teatro Argentino” para algún acto) eran cortadas en algunos casos desde la noche anterior por cuestiones de seguridad.

En la mañana de ayer, el presidente Mauricio Macri se hizo presente en la gobernación, para ser parte de la reunión de gabinete ampliada con la gobernadora María Eugenia Vidal y por ese motivo, desde temprano el tránsito por las calles se vio desviado por vías alternas, perros antiexplosivos recorrieron el edificio y sus alrededores, el personal de seguridad aseguró todos los pasillos del edificio evitando que se pudiera circular por ellos e invitó a los periodistas a desalojar la sala en la que día a día desarrollan su labor, para ser ‘reubicados’ momentáneamente en el SUM de la casa de gobierno provincial, a la espera de recibir las declaraciones del Secretario de Medios bonaerense, Federico Suárez.

El funcionario, una vez terminada la reunión y con la salida de sus asistentes confirmada, se acercó hasta el lugar donde se encontraban los reporteros gráficos, radiales y de TV, para dar las declaraciones sobre lo acontecido en la misma.

Los motivos para esta ‘particular’ acción que molestó a quienes día a día cubren el devenir de lo que acontece en la sede gubernamental de calle 6, tuvieron su justificación en “un pedido de presidencia” y como la Sala de Periodistas se encuentra pegada al Salón Dorado, su desalojo era casi una fija, para que desde allí no se filtre nada de lo conversado entre las autoridades de las diferentes áreas, ya que las habitaciones están separadas tan solo por una puerta que hace años no se abre.

Esto causó un profundo malestar que pudo verse reflejado en portales y radios platenses, desde donde se recordaba que fue el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, quien tras asumir hace algo más de dos meses se diferenció de la gestión saliente y disparó: "hoy termina la guerra contra el periodismo en la Argentina”, algo que no se pudo confirmar con la primera vista de Macri a la gobernación bonaerense.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias